lunes, 17 de abril de 2017

Alimentos perjudiciales para los dientes

Los alimentos, desde los dulces azucarados hasta los hidratos de carbono a base de almidones, se disuelven en azúcares que se convierten en ácido corrosivo en la boca, y atacan a los dientes. Para mantener la dentadura fuerte y el esmalte intacto, evita estos alimentos dañinos o, procura enjuagarte la boca dos veces al día con un enjuague bucal que limpie la placa y cepíllate los dientes.

Bebidas energéticas: El nivel de azúcar y de acidez de estas bebidas es muy perjudicial para el esmalte dental. Aunque puedan ser útiles a personas que practiquen actividades físicas prolongadas y extenuantes, en la mayoría de los casos son innecesarias y pueden sustituirse por agua. Si se consume procuren mascar chicle para activar la producción de saliva o enjuagarse la boca con agua para que recupere el nivel de pH natural más rápidamente.

Pan: Éste, junto a otros alimentos con alto contenido de almidón, elaborados con harina blanca, no son recomendables para las encías. Este alimento de consumo diario junto a las galletas y las papas fritas pueden ser tan dañinos como las golosinas. Estos almidones son hidratos de carbono simples que se acumulan en la boca y se disuelven en azúcares simples, con los que se desarrollan las bacterias bucales, del tipo cariogénico.

Hielo: Aunque esté compuesto por agua y no tenga azúcar ni aditivos, masticar hielo es un hábito perjudicial que puede causarnos lesiones en los dientes. Cuando se convierte en una obsesión, se llama pagofagia y suele estar asociada a la anemia (falta de hierro) o a motivos psicológicos. Rompe con este hábito y opta por el agua en su forma líquida.

Cítricos: Las frutas cítricas, como las naranjas, los pomelos, los limones y las limas son ácidos y pueden dañar y erosionar los dientes y las encías. Hay otras maneras de obtener vitamina C, libres de ácidos, como ingerir suplementos o consumir vegetales con alto contenido de vitamina C, pero bajo contenido de ácidos (como el brócoli, los espárragos y los frijoles) y las frutas de bajo contenido de ácido, como el melón, el melón dulce y el kiwi (que tienen más alto contenido de vitamina C que las naranjas).

Café y té: En su forma natural, el café y el té pueden ser opciones de bebidas saludables. Sin embargo, muchas personas les agregan mucha azúcar por el sabor amargo, aumentando el riesgo de caries.

Bebidas alcohólicas: El alcohol causa deshidratación y boca seca, lo que puede causar caries dental y otras infecciones orales. Sin embargo, el mayor riesgo es que su consumo excesivo aumenta las probabilidades de sufrir cáncer de boca.

Tomates: Si bien son saludables en muchos aspectos y ricos en antioxidantes, este fruto jugoso tiene una acidez muy elevada. Cuando comes estos alimentos es como si bañaras tus dientes con ácido que desgasta el esmalte. Al comer tomates, trata de combinarlos con otros alimentos que neutralicen el ácido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario