lunes, 3 de julio de 2017

Lo que debes saber sobre los lentes de contacto dentales

Al igual que ocurre en la medicina estética, las técnicas odontológicas mínimamente invasivas se están imponiendo por sus resultados, rapidez y costo. La aplicación de técnicas mínimamente invasivas tienen como gran beneficio el mantenimiento de la integridad biológica y de la biomecánica dental, lo que significa para el paciente una menor agresión al sistema dental y, consecuentemente, una vida más larga del mismo.

Los lentes de contacto dentales y fragmentos de porcelana son tratamientos odontológicos fijos que nos permiten mejorar defectos de estética, función y ocultar tratamientos odontológicos. Esto lo hacemos creando restauraciones indetectables que conllevan a mejorar la apariencia facial trabajando con la proporción áurea, la regla matemáticamente perfecta, midiendo el tamaño de los rasgos faciales para establecer el tamaño y la posición ideal de los dientes con la idea de darle armonía ya que la boca y los ojos son regiones focales del rostro.

Los lentes de contacto dental o carillas cerámicas, son láminas de porcelana que revisten los dientes, sin realizar ninguna modificación o desgate sobre ellos, siendo un proceso totalmente reversible si lo requiere, por su estructura tan delgada (0,3 mm).

Para la confección de este tratamiento de laminado y fragmentos de cobertura como en cualquier tratamiento restaurador, en especial los cerámicos adhesivos, es indispensable seguir un protocolo clínico adecuado para tener una mayor posibilidad de alcanzar un buen resultado funcional y estético.

El número de sesiones en los que se realiza los lentes de contacto dentales, depende de cada caso clínico en particular, esto varía según la complejidad del mismo, puede ir desde un par a varias consultas odontológicas. Su función es principalmente estética, ya que nos ofrece transformar los dientes manchados, fracturados, desgastados o en mala posición, mejorando la sonrisa de manera rápida y natural, sin deteriorar la estructura de nuestros propios dientes, preservando su resistencia y garantizando la masticación y la fonación por otro lado si el paciente no quiere utilizar ortodoncia y quiere mejorar la alineación de sus dientes, cuando son necesarios pequeños movimientos dentarios se puede recurrir a las carillas y lentes de contacto. La aplicación de los mismos requiere un previo diseño de la sonrisa.

El cuidado de las carillas cerámicas no es complicado, es el mismo que se debe tener con los dientes naturales como por ejemplo: mantener una diaria y buena higiene bucal, evitar realizar acciones con los dientes como cortar hilos, cintas, abrir botellas y demás elementos, entre otros. Existen algunas contraindicaciones para la colocación de los lentes de contacto, que deberían ser evaluadas en una consulta previa por el especialista: Ausencia de caries, gingivitis (inflamaciones de la encía), movilidad dental, bruxismo severo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario