martes, 6 de junio de 2017

Respirar por la boca mientras se duerme puede dañar los dientes

Respirar por la boca mientras se duerme puede traer una serie de problemas en la salud, este hábito aumenta el grado de infecciones en la laringe, tráquea y pulmones. Además, los dientes también sufren consecuencias.

La especialista Noemí Chulver explica a SALUD que una vez que es adquirido el hábito de respirar de la boca, el tratamiento tiene que ser iniciado lo antes posible de lo contrario pueden haber problemas en la dentadura.

Existe una posición correcta para que la lengua y los carrillos queden de forma que no ejerzan ningún tipo de fuerza errada sobre los dientes. “Al respirar por la boca el equilibrio es quebrado”.

Cuando se permanece mucho tiempo con la boca abierta la posición de los dientes es modificada.

La respiración bucal es un síndrome con señales y síntomas bastante característicos que facilitan la percepción de los padres. Se presentan problemas respiratorios, labios entreabiertos y resecados, encías inflamadas, ronquidos, sueños agitados y pesadillas, entre otros.

Los niños babean durante el sueño, tienen ojeras y aspecto cansado, pueden quedar hiperactivos o somnolientos. La respiración ruidosa, comer rápido, masticar poco y beber líquidos para auxiliar a la hora de hacer pasar los alimentos, también son señales que pueden identificar a un respirador bucal.

Cuanto antes estos síntomas sean observados y llevado a un especialista, más rápido el niño volverá a tener calidad de vida. La experta recuerda que no siempre se presentan todos los síntomas, es suficiente que se presente uno para acudir a una consulta.

La respiración bucal puede ser causada principalmente por problemas respiratorios como rinitis alérgica e hipertrofia del adenoides. Las crisis nerviosas, que muchas veces se acentúan con el cambio de clima en invierno y otoño debido a la variación de la temperatura. “Los niños con procesos alérgicos deben evitar ambientes que favorezcan la proliferación de ácaros y hongos, además de polvo”.

Una vez adquirido el hábito o la necesidad de respirar por la boca, el tratamiento debe ser iniciado lo antes posible, caso contrario puede haber un estrechamiento del maxilar, sueño irregular y cambio de postura.

A la menor señal de alguno de los síntomas de respiración bucal es recomendado un tratamiento multidisciplinar en el que participe el médico, dentista y otorrinolaringólogo.

Las señales de alerta son:

- Los Problemas respiratorios como la rinitis, bronquitis, otitis, amigdalitis.

- Labios entreabiertos , resecados y encías inflamadas.

- Ronquidos, sueño agitados y pesados.

- Babeo durante el sueño.

- Ojeras y aspecto cansado.

- Irritabilidad por noches mal dormidas.

- Respiración ruidosa.

- Insuficiente masticación de los alimentos y utilizar el auxilio de líquido al momento de la deglución.

- Por causa de la flacidez en la boca y la lengua el proceso de deglución también queda comprometido.

- Falta de atención en clases y sueño.
Tips para dormir con la

boca cerrada

*Uno de los principales consejos es taparse la boca. Para ello, en la farmacia existen distintos productos especializados que consisten en una cinta quirúrgica y en una crema que sirve para evitar que la cinta se pegue a la piel. Antes de ponerse la cinta sobre tus labios debe aplicar un poco de crema.

*Si se quiere dejar de dormir con la boca abierta, debe evitarse acostarse de espaldas, es decir, con la cara hacia el techo. Con esta postura, la respiración se hace hasta dos veces más pesada que con ninguna otra y esto hace que sea más difícil que el aire entre bien por la nariz.

* Para conseguir dormir con la boca cerrada, otro de los factores importantes es abrir la ventana. El aire y sus iones hacen que la circulación del oxígeno sea más limpia y, por lo tanto, el aire exhalado sea de mejor calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario