jueves, 25 de mayo de 2017

La salud bucal


Conozca que patologías están en relación con la boca
La salud de su boca forma parte de un gran todo: su bienestar general. Los dientes y las encías poco saludables a menudo se encuentran en combinación con enfermedades cardíacas y otras enfermedades que pueden poner en riesgo la vida, así como también muchos problemas de salud también pueden afectar su salud bucal.

Consejo médico
Las investigaciones cada vez proporcionan más evidencias sobre las conexiones que existen entre la boca y algunas de las enfermedades sistémicas más mortales y costosas. Esa información resalta la importancia de usar la boca como una herramienta de salud preventiva. A continuación detallamos algunas patologías que pueden estar relacionadas.
Diabetes - Las personas con diabetes tienen más probabilidades de sufrir la enfermedad de las encías (encías hinchadas, rojas, infectadas) y la pérdida de dientes. Los investigadores piensan que esto ocurre porque la diabetes reduce la resistencia general del cuerpo a la infección.
Enfermedades cardíacas - Si padece una enfermedad de las encías en un nivel moderado o avanzado tienen más probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, que incluyen afecciones cardíacas y derrames cerebrales, que las personas con encías saludables.
Enfermedades renales - Mal aliento crónico, un sabor desagradable en la boca y la sequedad en la boca a menudo son signos de esta enfermedad. Cuando los riñones no funcionan bien, se liberan derivados de la descomposición incompleta de proteínas.
Ansiedad - ¿Sabía que la ansiedad puede afectar la salud de su boca? El estrés afecta el sistema inmunológico, lo que reduce la defensa de su cuerpo contra las bacterias que pueden generar infecciones en las encías.
Recuerde prestarle a su boca la misma atención que le presta al resto de su cuerpo.

martes, 23 de mayo de 2017

Cuidados que deben tener los adultos mayores con la dentadura

Con el paso de los años los dientes se desgastan por morder, rechinar y masticar; pero también por los ataques constantes de las comidas y las bebidas ácidas. Este fenómeno recibe el nombre de erosión dental o del esmalte. El esmalte se va desgastando poco a poco y los dientes se hacen cada vez más débiles, el flujo salival se reduce, y las piezas pueden caerse. La odontóloga Aracely Chulver explica a SALUD que es fundamental seguir las recomendaciones de un especialista para el cuidado de la dentadura en la tercera edad.

Para la especialista, es fundamental el cuidado doméstico adecuado y revisiones dentales periódicas porque “los dientes pueden durar toda la vida”. Independientemente de la edad, los dientes y encías pueden conservarse saludables cepillándolos, por lo menos, dos veces al día y usando enjuague bucal con flúor e hilo dental. Además, se debe acudir regularmente al dentista para las limpiezas dentales.

Durante la tercera edad, es posible que se enfrenten alteraciones referidas a la salud bucal, aún si se cepilla y utiliza hilo dental con regularidad. El uso de prótesis dentales, el tomar medicamentos y los trastornos generales de la salud suelen ser comunes en la tercera edad. Afortunadamente, el odontólogo y el médico pueden ayudar a enfrentar satisfactoriamente la mayoría de los problemas.

Las caries y el deterioro de las superficies de las piezas dentarias se hacen comunes en las personas mayores.

Otra característica es que la sensibilidad puede agravarse a medida que avanza la edad. Las encías se retraen con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante alimentos o bebidas frías o calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, a bebidas y alimentos ácidos y dulces.

Si se experimenta sensibilidad, se debe probar una pasta para dientes sensibles. Si el problema persiste, hay que consultar al dentista, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como caries o un diente dañado o fracturado. “En algún momento, todos hemos rechazado un agradable vaso de agua fría haciendo una mueca ante una sensación aguda y de hormigueo en los dientes”. Varios factores causan sensibilidad dental, incluido el cepillado demasiado agresivo con un cepillo de cerdas duras, el esmalte dental gastado, una grieta o fractura dental.

La sequedad en la boca es otro trastorno común en las personas mayores, que puede ser causado por medicamentos. Si no se trata a tiempo, puede dañar los dientes. Chulver dice los dentistas deben recomendar varios métodos para recuperar la humedad de la boca, además de tratamientos o medicamentos apropiados para evitar los problemas relacionados con la sequedad bucal.

Las prótesis dentales le hacen la vida más fácil a las personas mayores, pero requieren cuidados especiales. Se debe seguir cuidadosamente las instrucciones del dentista. Las personas que utilizan prótesis dentales tienen que realizarse un examen anual.
La enfermedad de las encías

debe ser identificada a tiempo

La enfermedad de las encías es un trastorno potencialmente grave que afecta a personas de todas las edades, pero especialmente a las mayores de 40 años.

La enfermedad es reversible si se la identifica en la primera etapa. Los exámenes dentales periódicos aseguran la detección y el tratamiento de la enfermedad de las encías.

Es posible evitar la aparición de la dolencia si se practica una correcta higiene bucal.

Hay diversos factores que pueden aumentar la gravedad. Estos son:

*Dieta inadecuada.

*Higiene bucal deficiente.

*Enfermedades sistémicas, como diabetes, afecciones cardíacas y cáncer.

*Factores ambientales, como el estrés y el tabaquismo.

*Ciertos medicamentos que afectan el estado de las encías.

lunes, 22 de mayo de 2017

Efectos del cigarrillo en los implantes dentales

El consumo habitual de tabaco, causa mayores riesgos de contraer cáncer en diferentes localizaciones, mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, trastornos respiratorios, trastornos hipertensivos, etc. También en la boca, el tabaco tiene una influencia nociva: aparición de cáncer oral o de lesiones premalignas y de lesiones mucosas como la estomatítis nicotínica.

El cigarrillo también actúa sobre las glándulas salivales y favorece la mineralización de la placa bacteriana y por tanto, la formación de tártaro en el diente, por lo que los pacientes fumadores presentan mayores índices de placa, sarro y por tanto periodontitis.

Entre los efectos perjudiciales del tabaquismo, sobre los implantes dentales existen los siguientes:

Afecta la oseointegración: La oseointegración es la soldadura biología entre hueso e implante. El fumar, se asocia a una menor absorción de calcio, lo que lleva a que el hueso en pacientes fumadores presente un menor contenido mineral, por otro lado los efectos de la nicotina provocan que el hueso se integre de manera más lenta en el implante dental, aumentando el riesgo de fracaso del implante.

Retraso en la cicatrización: La colocación de implantes dentales requiere de una cirugía, en la cual la cicatrización natural, puede ser más lenta de lo común, esto debido a que las toxinas del tabaco, reducen la circulación sanguínea e incluso puede provocar que la zona operada llegue a infectarse.

Infecciones: El tabaco reduce la capacidad defensiva del organismo ante posibles agresiones microbianas, por alteraciones en la microcirculación local, que al reducirse también disminuyen los agentes inmunitarios locales de hueso y encía que rodean el implante.

Reduce la capacidad de reparación de los tejidos: El tabaco incide sobre las células que ayudan a reparar los tejidos y por lo tanto, entorpece su normal funcionamiento.

Compromiso de implantes a largo plazo: Los adictos al cigarrillo, pueden tener problemas no sólo en el momento de su colocación, sino también en su posterior mantenimiento. El tabaco puede provocar enfermedades periimplantales como la inflamación de los tejidos que recubren la prótesis y poner en peligro la totalidad del tratamiento.

Pigmentación: Una de las consecuencias más comunes de fumar es la pigmentación de nuestros dientes en general. Sin embargo, en el caso de los implantes, esta pigmentación es más marcada. Debido a las partículas pigmeas que posee el tabaco, los implantes van adquiriendo manchas amarillentas y amarronadas con facilidad perdiendo, de esta manera, toda su función estética.

Acumulación de placa bacteriana: Además de todos los efectos negativos antes descritos, el tabaco provoca sequedad bucal y acumulación de placa, y por lo tanto, en caso de no realizar el tratamiento indicado para evitarlo, puede derivar en mucositis (inflamación de mucosa que rodea el implante) y evolucionar a una periimplantitis (inflamación de mucosa y hueso que rodea el implante, con pérdida de soporte).

viernes, 19 de mayo de 2017

Santa Cruz Sedes notifica a consultorios dentales por ser ilegales

El Servicio Departamental de Salud (Sedes), a través de sus unidades y programas de salud, continúan trabajando en la vigilancia y control permanente en los establecimientos de salud y entes relacionados con la salud en la ciudad y las provincias. Ayer, notificaron a 20 consultorios dentales en la ciudad de Satélite Norte


Sedes notifica a consultorios dentales por ser ilegales

que estaban trabajando de manera ilegal, y en caso de que no se presenten en los plazos fijados por ley, serán clausurados. Las actividades de fiscalización y control están normadas y penalizadas por el Código de Salud N.º 15629 en vigencia para los infractores. Joaquín Monasterio, director del Sedes, informó que la Unidad de Gestión de Calidad y el Programa de Salud Oral están saliendo a controlar los establecimientos de salud y entes relacionados con la salud, con el único fin de evidenciar que están funcionando de manera legal en el ejercicio de la profesión y que los servicios que prestan son de calidad para la población que hace uso de ellos. Monasterio, explicó que todo establecimiento privado que no cuente con la Resolución de Apertura de Funcionamiento, se procederá a la notificación y será sometido a una multa pecuniaria de acuerdo a ley, y en caso de no presentarse a realizar los trámites correspondientes después de la notificación, se procederá a la clausura definitiva del establecimiento de salud. Ricardo Mercado, responsable del Programa de Salud Oral del Sedes, manifestó que en el caso de los consultorios odontológicos ya se emitió un comunicado, por un medio de prensa escrito, en el mes de marzo, esto previo consenso con el Colegio de Odontólogos, para invitar a los dueños de consultorios y profesionales, que están trabajando de manera ilegal, se registren al Sedes y tramiten su resolución de apertura de consultorio, para que no sean sujeto de sanciones y multas económicas. En Santa Cruz se tiene registrado 3.500 odontólogos, 1.500 consultorios con resolución de apertura de funcionamiento y 100 clínicas.

martes, 16 de mayo de 2017

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal, es una de las patologías con más prevalencia en el ser humano. Al respecto de esta enfermedad, muchas investigaciones advierten que las consecuencias van mucho más allá de la estética o de las repercusiones bucodentales, sino que también hay evidencias que vinculan la enfermedad periodontal con el mayor riesgo de sufrir un evento cardiovascular, de diabetes o de controlarla peor, o de sufrir un parto prematuro.

La enfermedad periodontal es una patología que afecta al periodonto, es decir, a los tejidos que sostienen a los dientes. Esta es una patología infecciosa, causada por múltiples bacterias. Hay dos grandes grupos de enfermedades periodontales: gingivitis (inflamación superficial) y periodontitis (destrucción más profunda de los tejidos periodontales). Su prevalencia la convierte en la patología más frecuente en la cavidad bucal del ser humano, junto con la caries.

Esta situación tiene graves repercusiones para la salud oral: los tratamientos son más sencillos y exitosos en las fases iniciales de la enfermedad, siendo el diagnóstico precoz importantísimo; por el contrario, cuanto más se retrasa el tratamiento, más avanza la enfermedad, más complejo es el tratamiento y más severas son las secuelas.

La enfermedad periodontal es una infección causada por bacterias situadas bajo la encía, en concreto, entre la encía y el diente. En la gingivitis, la acumulación de bacterias bajo la encía, organizadas en forma de placa bacteriana (actualmente denominada biofilm dental), conduce a la inflamación de los tejidos adyacentes. Siempre que haya placa bacteriana, habrá algún grado de gingivitis.

Sin embargo, para que la gingivitis progrese a periodontitis, son necesarios varios factores entre los cuales están: factores genéticos (antecedentes familiares); ambientales: estrés, alcohol, sobrepeso y, sobre todo, tabaco; enfermedades del resto del cuerpo: diabetes, la osteoporosis, cualquier enfermedad que suponga una bajada en las defensas (inmunodepresión) o infecciones frecuentes por virus como el herpes; ciertos medicamentos: fármacos inmunosupresores, antagonistas del calcio para pacientes hipertensos, anticonvulsionantes, antiepilépticos o anticonceptivos orales que favorecen la inflamación y el aumento de sangrado de la encía; malos hábitos de higiene de la boca, junto con la ausencia de cuidados odontológicos, y factores de la propia boca o de los dientes, como la presencia de dientes torcidos y restauraciones dentales mal hechas.

En conclusión para prevenir la periodontitis, es necesario mantener una buena higiene oral para controlar los niveles de placa bacteriana dental, pero en personas predispuestas, a pesar de una correcta higiene oral, puede tender a producirse la enfermedad. Por lo tanto, la higiene oral es un importante pilar de prevención de las enfermedades periodontales, pero no el único. Se debe acompañar de revisiones periódicas con un especialista en periodoncia, para que se pueda realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad en caso de que se presente.


sábado, 6 de mayo de 2017

El cuidado dental de las embarazadas es riguroso

Las mujeres deben tener un cuidado especial tanto de los dientes y de las encías durante el embarazo. La odontóloga especialista en ortodoncia e implantes dentarios en la universidad de Sao Paolo Brasil, Aracely Noemí Chulver, explica que en la etapa de la gestación se incrementa el nivel hormonal y esto puede provocar que la dentadura sea “sumamente” sensible a las bacterias, incrementándose el riesgo de infecciones dentales.

Para la odontóloga, si bien el embarazo es una etapa de felicidad y de gozo, podría llegar a ser un momento repleto de frustraciones; especialmente si estuviera experimentando problemas dentales.

Chulver dice que las embarazadas son altamente propensas a experimentar complicaciones dentales y es por ello que es importante tratar adecuadamente y a su debido tiempo cualquier complicación que pudiera surgir en la boca. Si no se trataran a tiempo los problemas dentales, se podrían experimentar complicaciones.

Existe una gran variedad de problemas dentales que las mujeres experimentan. Algunas son la periodontal, el desarrollo de tumores y la gingivitis.

Deben cumplirse los controles dentales periódicos y seguirse rigorosamente las prácticas higiénicas como el cepillado dental, uso de enjuague bucal, uso de hilo dental. Esto ayudará a mantener los dientes y encías libres de sarro y de placa y contribuirá a evitar o a reducir los efectos de la gingivitis.

Las mujeres deben tomar en cuenta que en los tres primeros meses y los tres últimos no es conveniente realizar tratamientos dentales, sobre todo, en los casos en que exista un antecedente de aborto, amenazas del mismo o alguna contraindicación médica.

Sin embargo, en situaciones de urgencia deberá acudir al especialista para reducir el dolor o molestia. Chulver aconseja postergar el tratamiento hasta después del parto.

Las radiografías dentales no afectan la salud del binomio porque son producidas por rayos X que son muy pequeños que se realizan en la boca y no llega al abdomen.

Las embarazadas pueden usar antibióticos que sin correr ningún riesgo como la penicilina betalactamica, cefalosporinas y espectromicina, sin embargo es aconsejable que entre en contacto con el ginecólogo de la paciente para evitar inconvenientes en el desarrollo del bebé.



CALCIFICACIÓN Todo lo que la mujer coma durante este periodo afecta de una u otra forma al desarrollo de los dientes de su hijo.

El proceso de calcificación de los dientes comienza entre el tercer y sexto mes de embarazo. En esta etapa es recomendable consumir nutrientes como vitaminas, calcio y fósforo.

Se aconseja que sean consumidos de manera suficiente, ya que la deficiencia va a provocar una formación anormal de los dientes de su hijo.

Se debe de tener en cuenta si la futura madre tiene una dieta balanceada, automáticamente proveerá al bebé de cantidades justas para asegurarle una buena dentadura en el futuro.

LO QUE DEBES SABER

Es habitual que las encías sangren cuando se cepillan los dientes porque durante el embarazo éstas están más sensibles e inflamadas por la acción de las hormonas y el aumento de flujo sanguíneo.



Pero si se nota

que las encías sangran en exceso al cepillarse o pasarse el hilo dental, están abultadas, doloridas y enrojecidas deben acudir al odontólogo.



Lo más probable es que tengas una enfermedad periodontal llamada gingivitis, una infección frecuente en embarazadas causada por los efectos a largo plazo de los depósitos de placa.



Los factores de riesgo de la gingivitis son la edad avanzada de la madre, el tabaco y la diabetes. Si es tratada a tiempo no conlleva riesgos, por tanto no dejes de acudir al odontólogo si estás esperando un bebé. Sin un tratamiento adecuado puede dar lugar a complicaciones en el embarazo, se la relaciona nada menos que con el riesgo de parto prematuro.

Helicobacter pylori y su relación con la salud bucal

La infección por Helicobacter pylori, fue descrita por primera vez por Warren y Marshall en 1983, esta afecta a más del cincuenta por ciento de la población mundial, aunque de forma diferente en función del estado socioeconómico y ocupacional de cada persona.

Según la Organización Mundial de la Salud, el Helicobacter pylori está íntimamente relacionado con la úlcera gastroduodenal, la gastritis crónica, el adenocarcinoma gástrico y el linfoma gástrico de células B.

Este patógeno, motivó una serie de investigaciones que involucran el estudio de las características de la bacteria, incluyendo el estudio de su genoma, el mecanismo de infección, las fuentes de infección, los métodos de diagnóstico, el reservorio, la prevalencia y distribución geográfica de acuerdo a los hallazgos logrados.

Entre los múltiples estudios de este patógeno y su relación con la cavidad oral se determinó que:

- El sitio inicial y de reservorio de la infección es la cavidad bucal, ya que esta persiste a ese nivel en bajo índice replicativo, por un largo periodo de tiempo sin colonizar el estómago.

- Las rutas de transmisión de H. pylori, no han sido completamente dilucidadas. Entre los varios reportes referentes a las vías de transmisión, la fecal-oral y oral-oral, han sido sugeridas como las más importantes, ya que la bacteria ha sido aislada en heces fecales, saliva, placa bacteriana dental y varias lesiones bucales.

- La prevalencia de la infección, varía notablemente en todo el mundo, con una tasa del 40 al 50% en los países desarrollados y cerca del 90% en aquellos países en vías de desarrollo.

- La presencia de este microorganismo, a nivel de la placa dental, podría representar un riesgo para la reinfección, posterior a la terapia antibiótica. Tras curas erradicadoras, el Helicobacter pylori desaparecería del estómago y persistiría en sarro dental y faringe.

Estos estudios confirman la íntima relación entre el Helicobacter pylori, la cavidad bucal y el sistema gastrointestinal. Parece ser que la reinfección de la mucosa gástrica por H. pylori, es a partir de la placa bacteriana dental, que es la vía por la cual podríamos relacionar dicho microorganismo, con las diferentes patologías gástricas anteriormente mencionadas. Al reinfectarse y persistir en la mucosa, el Helicobacter pylori puede causar un daño crónico a la misma, favoreciendo el desarrollo de patología gástrica maligna.

Por lo mencionado, se recomienda que el tratamiento para la erradicación de H. pylori, deba ser monitoreado por el Odontólogo, el cual controlará los problemas bucales evitando de esta manera la reinfección.