domingo, 20 de noviembre de 2016

Osteítis alveolar

La osteítis alveolar o alveolitis, es una complicación que acontece tras la extracción dental, quedando definida como una inflamación del alveolo óseo que aloja las raíces dentales. La frecuencia de aparición de la alveolitis tiene un margen muy amplio, desde el 1% hasta el 70%. Generalmente se acepta que la mayor incidencia de esta enfermedad acontece tras la extracción de terceros molares retenidos, en los que la aparición de esta complicación es de un 20-30% de las extracciones, diez veces más que en el resto de extracciones dentales.

Ocurre cuando el coágulo de sangre que cubre el hueco de la extracción no se llega a formar o en su defecto, se desplaza hacia otros tejidos bucales. Esta situación provoca que tanto el hueso como las terminaciones nerviosas localizadas en la zona queden expuestos ante todo tipo de elementos tales como el aire o la comida, siendo causa del retraso en el proceso de curación. Además de ello estamos ante una patología que puede llegar a ser realmente dolorosa.

Este cuadro tiene su aparición típica en el segundo o tercer día tras la extracción, y suele durar, ya sea con o sin tratamiento, unos diez o quince días. El paciente nota un ligero malestar inicial, seguida de una leve mejoría y un empeoramiento súbito, en forma de dolor importante que es difícil de controlar incluso con analgésicos potentes.

Dado que el origen de esta patología es inconcluso, la principal terapia es la prevención. Los estudios detectaron distintos factores de riesgo en el desarrollo de la alveolitis post extracción: la dificultad de la extracción, la inexperiencia del cirujano, el uso de anticonceptivos orales, una inadecuada irrigación intraoperatoria, la edad avanzada, el sexo femenino, el tabaquismo, la inmunosupresión, y el trauma quirúrgico.

La inexperiencia del cirujano, que podría relacionarse con un mayor trauma producido durante la extracción, produciría un retraso en la curación alveolar, y puede dar lugar a trombosis de los vasos subyacentes y a una menor resistencia a la infección por parte del hueso alveolar.

El uso de contraceptivos orales y el sexo femenino, también son relacionados con la aparición más frecuente de esta patología, los estrógenos y otras drogas, contribuyen a la pérdida prematura del coágulo y al desarrollo de osteítis alveolar. Los estrógenos endógenos cambian durante los días 23 a 28 del ciclo menstrual también influirían en la aparición de osteítis. En resumen, la alveolitis puede llegar a afectar a las mujeres en relación de 5:1 respecto al sexo masculino.

El tabaquismo, en determinados estudios, ha supuesto un aumento de la frecuencia de alveolitis del 500% (12% frente a 2,6%). Sin llegar a extremos tan espectaculares, se cuantifica que la tasa de alveolitis aumenta un 20% en pacientes que fuman más de un paquete por día, y un 40 % si el paciente fuma en el día de la cirugía o después de la misma.




No hay comentarios:

Publicar un comentario