miércoles, 4 de enero de 2017

Cómo el uso de la metanfetamina afecta la salud dental

La metanfetamina (meta), es una droga ilícita y peligrosamente adictiva que puede tener graves consecuencias para la salud, como derrame cerebral y daño permanente en el cerebro. También es devastadora para la salud dental, según estudios

subvencionado por el Instituto Nacional contra el Abuso de Drogas, que fue publicado en la Revista de la Asociación Dental Americana.

La metanfetamina, también conocida como speed, hielo, cristal, arranque, vidrio o tiza, puede ser fumada, inhalada, inyectada o tomada en forma de píldora y es altamente peligrosa. El efecto que causa al cerebro, es una falsa sensación de placer intenso, puede durar hasta 12 horas. Algunos consumidores describen sus dientes como ennegrecidos, manchados, podridos, rotos o con movilidad. A menudo, los dientes no se pueden salvar y deben ser extraídos. Los extensos efectos negativos en los tejidos orales, suelen estar causados por una combinación de cambios psicológicos y fisiológicos inducidos por la droga.

A corto plazo la metanfetamina, puede causar ahogo, nausea, vómitos diarrea, insomnio, hiperactividad, disminución del apetito, temblores y dificultad para respirar. A largo plazo esta droga, puede causar latidos irregulares del corazón, presión alta, derrame cerebral, comportamiento violento, ansiedad, confusión, paranoia, alucinaciones y delirios. También puede impactar la capacidad de aprender a largo plazo. Una sobredosis de esta droga, ya sea accidental o intencional, puede ser mortal.

La Asociación Dental Americana (ADA), en su investigación realizó exámenes bucales, de un grupo de estadunidenses usuarios de metanfetaminas mostró que: el 96% tenía caries (lo que provoca dolor, halitosis y fracturas de las piezas dentales), el 58% sufría de alteraciones en los tejidos de sostén del diente (lo que provoca que los dientes se aflojen y se caigan) y al 31% le faltaban seis dientes o más.

El alto índice de caries dental de la boca de estos individuos, se atribuye al efecto de la boca seca (xerostomia), causado por la droga, también se atribuye la tendencia de esta droga, a causar el deseo por bebidas carbonatadas altas en azucares y por último y más importante este alto porcentaje criogénico, se debe principalmente a la erosión química, causado por el pH acido que tiene la metanfetamina. En cuanto al daño en los tejidos de soporte del diente, son a causa de que el adicto rechina y aprieta los dientes, y sufre períodos largos de una higiene bucal pobre.

La boca de metanfetamina afecta principalmente a personas jóvenes, los dientes de estos individuos son casi siempre extraídos de la boca y los obliga a usar dentaduras postizas para toda la vida. El tratamiento es siempre multidisciplinario y generalmente de alta complejidad. En los casos en que el paciente rehúsa eliminar o reducir drásticamente el consumo, el odontólogo sólo puede hacer limpiezas y tratamientos complejos de las encías en forma continua, esperando el momento en el que la adicción desaparezca para realizar una rehabilitación perdurable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario