sábado, 29 de julio de 2017

A qué edad se debe iniciar el uso de brackets

Cada vez más niños sufren deformaciones y defectos en los dientes. La causa es que los padres sin darse cuenta cometen graves errores cuando sus hijos son pequeños, como dejar que se chupen el dedo, o dejar que se duerman tomando el biberón. Estos errores traen como consecuencia que la arcada dentaria se dañe y las piezas dentales crezcan apiñadas, separadas, requiriendo tratamientos ortodónticos.

Al respecto existen ciertos mitos con respecto a la edad recomendada para usar brackets (ortodoncia fija). En especial de los padres, los cuales piensan que los hijos deben ser mayores para poder utilizarlos. La verdad es que mientras más temprano comience el tratamiento de ortodoncia, será mejor ya que durante la infancia, la percepción del entorno por el cambio de la sonrisa del niño es mucho menor que durante la adolescencia, etapa donde el uso de aparatos de ortodoncia puede generar efectos negativos en la autoestima.

La edad recomendada para comenzar un tratamiento de ortodoncia depende del caso individual de cada paciente. La Asociación Americana de Ortodoncia recomienda que la primera visita al ortodoncista sea a los 7 años, para poder evaluar la condición del niño. A esta edad los niños ya cuentan con los dientes definitivos, y, por otro lado, el tejido óseo de la mandíbula permite que los dientes se corrijan con mayor velocidad, reduciendo considerablemente el tiempo de tratamiento. En esta etapa se puede guiar el crecimiento de los maxilares con aparatos removibles ortopédicos.

Si esta etapa de la niñez pasa sin tratamiento, y los dientes están chuecos se puede iniciar un tratamiento de ortodoncia fija entre los 9 y 13 años, ya que al colocar brackets y alinear los dientes en esta etapa, ayudará a posicionar las piezas dentales sin muchas complicaciones.

Por otro lado la ortodoncia fija (brackets), solo debería ponerse antes de tiempo si hay riesgo de que el paciente sufra algún daño irreversible en alguno de los dientes. Por lo contrario, la colocación de brackets en niños de forma prematura puede causar algunos problemas como: la prolongación del tratamiento y por tanto del coste de éste; la aparición de manchas o la inflamación de las encías (ya que con esas edades no se toma tan en serio la limpieza) o el daño en las raíces de algunos dientes.

Pero lo más recomendable sería que antes de tomar cualquier decisión se acuda a un especialista en ortodoncia, para que el determine la edad recomendada para usar brackets, el estado de salud actual del hueso y encía, así como el tipo de tratamiento necesario, y con ello tener todos los elementos necesario para poder tener los mejores resultados posibles.

domingo, 23 de julio de 2017

Encías oscuras

Uno de los aspectos fundamentales de la sonrisa es el color de la encía, esta tiene un tono rosa pálido o rosa coral. Sin embargo, son muchas las personas que presentan una alteración en este color natural y tienen unas encías oscurecidas y con falta de brillo, que les repercute negativamente a nivel social, dando lugar a la llamada melanosis gingival.

La melanosis gingival o encía oscurecida es una alteración caracterizada por un cambio en la coloración de la encía que adquiere una tinción oscura ocasionada por una acumulación de melanina (pigmento oscuro responsable del color de la piel, el pelo y del iris). La melanosis gingival es más prevalente en personas de tez morena, franceses, filipinos, árabes y chinos. Sin embargo, se ha encontrado que puede ocurrir en todos los grupos sociales. Es más común en la parte anterior de la mandíbula, en personas de tez morena se encuentra incluso en el paladar y la lengua.



FACTORES POR LOS QUE SE

ORIGINA LA MELANOSIS GINGIVAL

Tatuaje por amalgama: La encía empieza a presentar manchas negras por el contacto que puede con alguna restauración de un material denominado amalgama. Esto sucede principalmente, por el hecho de que algunas amalgamas, están realizadas con metales; por lo que al entrar en contacto con la encía, se empiezan a generar las manchas negras.

Melanoplaquia: es la acumulación en la encía de la sustancia conocida como melanina. Esta acumulación no supone un problema de salud oral, sólo se limita a un tema estético, y aunque actualmente no hay manera de prevenirla, sí tiene tratamiento para solucionar esta entidad, y se llama dermoabrasión.

Melanosis del fumador (manchas por nicotina): Esto se debe a que la nicotina, de los cigarros producen un estímulo de producción de melanina, el pigmento mencionado anteriormente, y por lo tanto la formación de placas oscuras. Si bien esto no produce un daño propiamente dicho, en combinación con todos los demás efectos del cigarro puede llegar a producir el desarrollo de enfermedades más graves.

Medicamentos: como por ejemplo los anticonceptivos orales, antidepresivos, minociclina y anticonvulsivantes, pueden llegar a producir un oscurecimiento de las encías debido al acúmulo de las sustancias. No causan ningún problema, pero cuando producen alteraciones estéticas importantes se puede consultar con el médico que indico el tratamiento para valorar su sustitución.

El color de las encías puede variar de una persona a otra, por lo que en ocasiones podremos pensar que tenemos las encías demasiado oscuras y quizás no sea nada fuera de lo normal. Al igual que el color de nuestra piel, el color de nuestras encías dependerá de cada organismo en concreto, por lo que puede ser que tus encías más oscuras vayan acorde con el color de tu piel. Para salir de dudas consulta con un odontólogo, quien dará un diagnóstico y un plan de tratamiento para cada situación.

lunes, 10 de julio de 2017

Disfunción temporomandibular y problemas auditivos

La articulación temporomandibular (ATM), conecta la mandíbula con el cráneo, su punto de encuentro es justo delante de la oreja. Es la articulación que más se usa en el hombre. Constantemente se opone a la fuerza de gravedad, constituye una unidad funcional con su homónima contralateral. Participa activamente en la dentición, la oclusión dentaria, la masticación, la deglución, la respiración y la fonación. Sólo el reflejo de la deglución se realiza 2.000 veces por día, por su ubicación en el macizo facial participa en la expresión emocional ya sea de tensiones o de relajación. Esta particularidad hace que los factores emocionales actúen como gatillantes del dolor, lo que ha sido demostrado por varios autores en diversas investigaciones.

Los músculos y los nervios de la articulación temporomandibular, están estrechamente vinculados a los del oído. En determinadas circunstancia, como disfunción de la ATM, pueden interferir con los nervios del oído. Esto conduce a deformar las señales sonoras enviadas al cortex auditivo. El cerebro percibe un sonido distorsionado, que provoca un acúfeno (sensación auditiva anormal) como trastorno neurosensorial.

La disfunción dolorosa de la ATM o síndrome doloroso miofacial como se le denomina en la actualidad, fue descrita inicialmente como una neuralgia, caracterizado por otalgia, tinnitus, ocasionalmente vértigos, sordera catarral, cefalea e hipersensibilidad de la ATM. Este síndrome tiene una alta prevalencia y muchas veces es infravalorado y subdiagnosticado. Se presenta tanto en niños como en adultos. Su prevalencia es mayor en mujeres entre 25-65 años con empeoramiento en período pre menstrual.

La disfunción de la articulación temporomandibular (DTM) puede ocurrir debido a los cambios en los músculos de la masticación, la pérdida de elementos dentales o crecimiento errónea que puede modificar las estructuras anatómicas de la mandíbula que se conecta al oído medio y al sistema auditivo.

Pero más a menudo la disfunción surge debido a la mala costumbre de presionar o apretar los dientes (Bruxismo) y con estos hábitos se tienden a forzar los músculos faciales y su sobrecarga también afecta la articulación temporomandibular (ATM), causando dolor y conduciendo a la aparición de problemas auditivos, de hecho se estima que entre el 10-15% de las personas con trastorno ATM presentan problemas auditivos.

Es por eso que actualmente se ven aumentadas las interconsultas, a odontólogos entre el servicio de medicina interna y los médicos de cabecera, de enfermos que aquejan dolor recurrente de oídos y sensación vertiginosa, y a la exploración se constata el conducto auditivo externo y la membrana timpánica normal, situación que tiempo atrás era diferente ya que este tipo de pacientes, solo eran derivados al otorrinolaringólogo o neurólogo, siendo tratados sintomáticamente, y muchas veces sin tomar en cuenta el origen de la enfermedad.


jueves, 6 de julio de 2017

La odontología y el uso del láser en tejidos

La odontología láser se considera una de las maneras más precisas y eficaces para realizar procedimientos dentales. En este tipo de tratamientos se puede controlar la salida de la potencia y duración de la exposición sobre el tejido (encía o esmalte), permitiendo enfocarse en un área muy específica sin dañar tejidos cercanos.

“El láser en la actualidad se utiliza para procedimientos en los tejidos blandos como la encía o duros como el esmalte y hueso. Con un equipo especial de mano en el que se utilizan piezas con puntas especiales que emiten un rayo de luz que facilita el trabajo en ambos tipos de tejido”, explica el odontólogo Rufo Chávez.

La aplicación del láser dental abarca cerca del 90 por ciento de los procedimientos convencionales y entre ellos están la gingivectomía que es una técnica utilizada en estética dental para remodelar la encía y la frenectomía que consiste en una cirugía del frenillo en la lengua y en otros casos de labio. “La gingivectomía es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se realiza una escisión y supresión de tejido gingival lesionado. Con este tratamiento se logra proporcionar una mayor armonía en los contornos gingivales dando una forma más agradable a la encía y a la estética dental”, asegura el odontólogo.

Otra de las aplicaciones del láser está en el tejido duro del esmalte dental cuando presenta caries y se procede a varios tipos de obturaciones dependiendo a qué cara del diente afecte y qué profundidad tenga. La ventaja principal al utilizar este tratamiento es que no produce microfracturas como lo hace el torno (taladro). “El láser es un instrumento complementario de las técnicas convencionales. Con la ventaja de que a nivel del esmalte no produce recalentamiento alguno como la turbina rotatoria de alta velocidad que causa fragmentos microscópicos a nivel del diente y la restauración dura corto tiempo a diferencia del láser que no daña el tejido y la curación es más durable”, acota Chávez.

CONSEJOS

- El odontólogo hace las siguientes recomendaciones al

momento de utilizar el láser en sus tratamientos dentales:

- Utilizar lentes de protección para realizar el procedimiento y para el paciente.

- Conocer el manejo de las diferentes potencias del láser que hay: diodo y bromo.

- El láser de baja potencia tiene una función analgésica y antiinflamatoria.

- El láser de alta potencia cumple una función bactericida que es utilizado en procedimientos de periodoncia y endodoncia.

- En endodoncia el láser de diodo es utilizado para dejar libre de microorganismos el conducto radicular.

- En periodoncia el láser de diodo es usado para la eliminación completa de los depósitos calcificados.

- El láser de diodo es utilizado en tratamientos de cirugías de tejidos blandos y blanqueamiento dental.


lunes, 3 de julio de 2017

Lo que debes saber sobre los lentes de contacto dentales

Al igual que ocurre en la medicina estética, las técnicas odontológicas mínimamente invasivas se están imponiendo por sus resultados, rapidez y costo. La aplicación de técnicas mínimamente invasivas tienen como gran beneficio el mantenimiento de la integridad biológica y de la biomecánica dental, lo que significa para el paciente una menor agresión al sistema dental y, consecuentemente, una vida más larga del mismo.

Los lentes de contacto dentales y fragmentos de porcelana son tratamientos odontológicos fijos que nos permiten mejorar defectos de estética, función y ocultar tratamientos odontológicos. Esto lo hacemos creando restauraciones indetectables que conllevan a mejorar la apariencia facial trabajando con la proporción áurea, la regla matemáticamente perfecta, midiendo el tamaño de los rasgos faciales para establecer el tamaño y la posición ideal de los dientes con la idea de darle armonía ya que la boca y los ojos son regiones focales del rostro.

Los lentes de contacto dental o carillas cerámicas, son láminas de porcelana que revisten los dientes, sin realizar ninguna modificación o desgate sobre ellos, siendo un proceso totalmente reversible si lo requiere, por su estructura tan delgada (0,3 mm).

Para la confección de este tratamiento de laminado y fragmentos de cobertura como en cualquier tratamiento restaurador, en especial los cerámicos adhesivos, es indispensable seguir un protocolo clínico adecuado para tener una mayor posibilidad de alcanzar un buen resultado funcional y estético.

El número de sesiones en los que se realiza los lentes de contacto dentales, depende de cada caso clínico en particular, esto varía según la complejidad del mismo, puede ir desde un par a varias consultas odontológicas. Su función es principalmente estética, ya que nos ofrece transformar los dientes manchados, fracturados, desgastados o en mala posición, mejorando la sonrisa de manera rápida y natural, sin deteriorar la estructura de nuestros propios dientes, preservando su resistencia y garantizando la masticación y la fonación por otro lado si el paciente no quiere utilizar ortodoncia y quiere mejorar la alineación de sus dientes, cuando son necesarios pequeños movimientos dentarios se puede recurrir a las carillas y lentes de contacto. La aplicación de los mismos requiere un previo diseño de la sonrisa.

El cuidado de las carillas cerámicas no es complicado, es el mismo que se debe tener con los dientes naturales como por ejemplo: mantener una diaria y buena higiene bucal, evitar realizar acciones con los dientes como cortar hilos, cintas, abrir botellas y demás elementos, entre otros. Existen algunas contraindicaciones para la colocación de los lentes de contacto, que deberían ser evaluadas en una consulta previa por el especialista: Ausencia de caries, gingivitis (inflamaciones de la encía), movilidad dental, bruxismo severo.