miércoles, 28 de marzo de 2018

Problemas que ocasionan las muelas del juicio

Las muelas del juicio suelen salir entre los 17 y los 25 años, en algunas personas estos dientes salen sin ningún problema y se alinean con los otros dientes, detrás de los segundos molares. Sin embargo, en muchos casos, la boca no tiene suficiente espacio para que los terceros molares crezcan con normalidad. De esta manera, los terceros molares quedan atrapados (retenidos).

Cuando los molares del juicio tienen suficiente espacio en los maxilares para poder erupcionar verticalmente, lo harán y podrán funcionar en forma adecuada como cualquier otro molar. Caso contrario quedan atrapados total o parcialmente en el hueso llamándosele a esto inclusión dentaria que puede causar los siguientes problemas:

1.- Caries dental producida por el cúmulo de placa bacteriana entre el segundo y tercer molar, debido a lo difícil que es limpiar adecuadamente esa área.

2.- Infección de la encía alrededor del tercer molar incluido o parcialmente erupcionado es muy frecuente. En la boca existen bacterias, las cuales pueden penetrar por detrás el segundo molar e iniciar una infección en la encía del tercer molar, causando inflamación y dolor en esa área.

3.- Infección crónica en el hueso, provocado si la infección en las encías no es tratada y perdura en el tiempo, puede llegar a afectar el hueso adyacente a la muela. Esta infección puede propagarse hasta la mejilla o el cuello.

4.- Constante presión del molar del juicio, puede destruir gradualmente la parte posterior del segundo molar. A su vez, la presión ejercida sobre los segundos molares puede provocar dolores severos y alteraciones durante la función masticatoria.

5.- Formación de quistes de origen dentario; Las muelas de juicio se forman en un saco dentro los maxilares. El saco puede llenarse de líquido, formando un quiste que puede dañar la mandíbula, los dientes y los nervios.

6.- Dolores de tipo neurálgico causados por presión generada por el tercer molar y al poco espacio disponible, así como también debido a que puede estar en contacto directo la raíz del tercer molar con el Nervio Dentario Inferior, los dolores se irradian hacia la cabeza, cara, oídos, cuello y dientes superiores o inferiores.

Las extracciones tempranas (entre los 14 y 17 años) de los molares del juicio, es la mejor alternativa de tratamiento para así evitar en lo posible futuras complicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario