martes, 23 de enero de 2018

Video OdontoPedidatria, primeros dientes del Bebe

sábado, 20 de enero de 2018

4 consejos para combatir la enfermedad de las encías

La enfermedad de las encías, es una infección de la boca provocada por la adhesión de capas gruesas de bacterias en las encías y los dientes. Para superar la enfermedad de las encías, lo primero que debes hacer es identificar el tipo de enfermedad.

Si tus encías están inflamadas o ves sangre en el lavamanos cuando te cepillas, es posible que tengas gingivitis. Si no la tratas y sufres un daño grave de las encías y los huesos, la enfermedad podría empeorar y convertirse en una periodontitis en estado avanzado. De cualquier manera, tendrás que comprometerte con una rutina nueva para solucionarlo: incorporar hábitos de cepillado, hilo dental y enjuagues.

La enfermedad de las encías se desarrolla principalmente si reducimos el nivel de nuestro cuidado oral. Si la enfermedad de las encías se encuentra en un estado inicial, la solución solo radica en mejorar la rutina para limpiar la suciedad. Cepillarse después de las comidas, usar hilo dental y hacer gárgaras con enjuague bucal antiséptico dos veces al día puede detener la gingivitis en sus inicios. También programa controles regulares con el dentista, ya que, si la placa se convierte en sarro, solo puede eliminarse con limpiezas profesionales.

Si adoptas mejores rutinas de salud bucal y no logras aliviar los síntomas de la enfermedad de las encías, probablemente tengas una infección más avanzada que presente un espacio bacteriano profundo y de difícil acceso alrededor de la base de tus dientes. Una limpieza profunda a cargo de un dentista o periodoncista cada seis meses es la mejor manera de eliminar el sarro de la boca.

Si los problemas persisten, posiblemente te receten antibióticos para erradicar los microbios que provocan la infección en tu boca, desde geles tópicos para esparcir en los espacios entre las encías y dientes hasta enjuagues con antibiótico.

Para tratar las formas más avanzadas de la enfermedad de las encías, es posible que el dentista recomiende uno de los diversos tipos de cirugía de encías, o incluso una combinación de ellas, para eliminar el espacio bacteriano profundo y la inflamación.

Tus dientes hablan de ti

La sonrisa es un rasgo de la personalidad que refleja alegría y que forma parte de nuestras vidas, pero como lucir una sonrisa perfecta con dientes blancos y relucientes. Ahora esto es posible con el blanqueamiento dental láser, una técnica que ha revolucionado la odontología por sus excelentes resultados en los tratamientos realizados.

“Gracias a la técnica de blanqueamiento fotoactivado se ha logrado reducir hasta cuatro tonalidades del esmalte de los dientes permitiendo lucir una sonrisa mucho más blanca y deslumbrante. Su aplicación consiste en el uso de un gel especial en la dentadura y la aplicación del láser por un tiempo determinado”, explica el odontólogo Rufo Chávez.

Por lo general, en la niñez los dientes son más blancos, pero esto cambia en la edad adulta, pues a medida que la persona envejece los dientes se vuelven amarillos a causa de los cambios en la estructura mineral, debido a algunos alimentos que ingerimos a diario y que desconocemos que provocan este cambio gradual.

Chávez dice que el consumo de cigarrillo en exceso es la causa principal de manchas en los dientes debido a la acción de la nicotina y el alquitrán. Otros factores que influyen en la coloración dental son el consumo de sibaritas, concentrados de caldo en cubo y refrescos en sobres, además de las gaseosas e incluso mate, té o café.

Siendo que la coloración de los dientes varía de región a región, por ejemplo en los yungas paceños la coloración de los dientes es ligeramente blanca a diferencia de lo que sucede en las provincias que es más parduzca. Cada persona puede tener incluso varias coloraciones en sus dientes y por esta razón busca uniformarla para lucir una hermosa sonrisa.

“Antes se utilizaba en los blanqueamientos dentales la luz halógena, se colocaba peróxido de hidrógeno y se aplicaba la luz por el lapso de 20 minutos para acelerar la reacción química de la sustancia y tres sesiones eran suficientes para conseguirlo. Sin embargo, con el láser el tiempo se ha simplificado a una sola sesión. Se coloca un gel y el láser actúa sobre el producto en los dientes”, explica Chávez.

TRATAMIENTO

El odontólogo afirma que existen una serie de pasos para lograr los resultados deseados como los que mencionamos a continuación:

- Conocer el color de los dientes de la persona.

- Determinar las causas del oscurecimiento.

- Recordar que la dentina no puede cambiar, sino aclararse.

- Tener una boca completamente sana

- Comprobar que los dientes no sean sensibles

- Previamente se debe practicar una limpieza bucal.

- En caso de tener coronas se aconseja cambiarlas

VENTAJAS:

- Técnica rápida porque se realiza en una sola sesión

- Al activar el láser hace que el proceso sea mucho más efectivo.

- Los resultados son más duraderos

- Una sonrisa blanca resalta mucho en la estética facial

RECOMENDACIONES:

- Realizar el blanqueamiento una vez al año a dos como máximo

- El uso de crema dental para blanqueamiento

- Evitar el consumo de gaseosas y de café, té o vino

- No adquirir productos para el blanqueamiento en el mercado

- Para cualquier tratamiento de este tipo consultar con un odontólogo

El especialista destaca que las mujeres en relación con los varones son los que buscan con mayor frecuencia este tipo de tratamientos por estética y que estos se pueden aplicar a partir de los 20 años de edad. El cuidar la salud bucal es tarea de todos y la visita regular al dentista debería ser dos veces al año como mínimo o por lo menos una vez.

Consultas al 71229260

domingo, 7 de enero de 2018

Gingivitis

La gingivitis, es la etapa inicial de la enfermedad de las encías y la más fácil de tratar. La causa directa es la placa bacteriana: una película suave, pegajosa y sin color formada por bacterias, que se deposita constantemente sobre los dientes y encías.

Si el cepillado y el uso diario del hilo dental no eliminan la placa, la misma produce toxinas, que irritan el tejido gingival, causando gingivitis. En esta primera etapa de la enfermedad, el daño puede revertirse, ya que el hueso y los tejidos que sostienen los dientes no han sido afectados. Sin embargo, si se deja sin tratamiento, la gingivitis puede transformarse en periodontitis y provocar daños permanentes.

Los signos y síntomas clásicos de la gingivitis son las encías rojas, hinchadas y sensibles que pueden sangrar cuando se cepillan. Otro signo de enfermedad en las encías es que las mismas han retrocedido de los dientes, confiriéndole a sus dientes una apariencia alargada. La enfermedad de las encías puede provocar la formación de bolsas entre dientes y encías donde se junta la placa bacteriana y restos de comida. Algunas personas pueden experimentar mal aliento o mal gusto recurrentes aun cuando la enfermedad no esté avanzada.



FACTORES AGRAVANTES

Además de las tendencias genéticas que presenta cada persona, hay una serie de factores agravantes. Algunos pueden controlarse, como el tabaquismo o la falta de vitamina C o B3. Sin embargo, hay otros factores más difíciles de cambiar:

Los cambios hormonales durante el embarazo (gingivitis durante el embarazo), la menopausia o el uso de anticonceptivos orales.

Algunos tratamientos inmunosupresores y para la epilepsia.

Ciertas enfermedades sistémicas como la diabetes, la leucemia o el sida.

Las coronas o las restauraciones dentales mal hechas.

La colocación de los dientes. Cuando las prótesis no ajustan bien, es complicado eliminar la placa con el cepillado.

El tabaco debilita las encías. El humo del tabaco cambia la respuesta del organismo a los ataques de las bacterias responsables de las enfermedades de las encías. El riesgo de desarrollar gingivitis y posteriormente periodontitis aumenta con el tabaquismo durante todo el tiempo en que el paciente fuma. Por lo tanto, cuanto más tiempo se fuma, más probable es desarrollar enfermedad de las encías o periodontitis. Por el contrario, el riesgo disminuye tan pronto como se deja de fumar.